Español Inglés Francés Alemán

  • 2 DSC_7311 1600x550x300
  • CLAUSTRO COLEGIATA 1600X550X300
  • cuesta rehoya 1600X550X300

Ípora - Los Naranjos

#Turismo

 

TIPOLOGÍA

DE SENDERO

DENOMINACIÓN

TIEMPO

DISTANCIA

PR-A 380

ÍPORA LOS NARANJOS

5 horas y 35 minutos

21 km

 

El sendero comienza en el paso inferior del p.k 84 de la Autovía A-92, donde tomaremos el camino de Ípora,  que se encuentra estabilizado con zahorra compactada. Seguiremos por él, tomando especial precaución al cruzar el paso a nivel situado a unos 600 m de su inicio. Caminaremos posteriormente hasta alcanzar el paraje del cortijo de Doña Laura, y a continuación, encontraremos el cruce del sendero con el camino que conduce entre los cortijos de Tinoco y San Lucas. A partir de este punto, el camino se convierte en Vía Pecuaria denominada Vereda de Ípora, por la que continuaremos dejando a la izquierda el cortijo de los Arcos hasta alcanzar el cruce del sendero con la carretera SE-485 entre Martin de la Jara y Aguadulce. En este punto, continuaremos hacia el frente y observaremos como el paisaje hasta ahora eminentemente agrícola, va cambiando poco a poco al adentrarnos en los restos de dehesa arbolada rodeada de olivares, que vuelven a convertirse en dehesa arbustiva en las cumbres de las colinas aledañas. A continuación, abandonamos la vereda de Ípora para incorporarnos a la Vereda de San Agustín, la cual tomaremos hasta llegar al río Blanco. Previamente, disfrutaremos de los bellos ejemplares de pópulus nigra del bosque de galería de arroyo del Cerro del Soldado, y empezaremos después a divisar el caserío del cortijo de Ípora también conocido como “Los Naranjos”

Junto al cortijo encontramos la Fuente de Ípora o los Naranjos, cuyas aguas proceden del manantial situado unos metros más arriba en la colina ubicada al Oeste de la fuente denominada Cerro del Manzano. Esta fuente constituía un auténtico Oasis para el ganado que transitaba por estos parajes durante los calurosos meses estivales.

Desde aquí, podremos continuar hasta el maravilloso soto de tarajes del Río Blanco, apreciando en la distancia los pinares reforestados de los cerros de los Naranjos y quedando no demasiado lejos la confluencia de este río con el arroyo Salinoso.

Río Blanco y su Arroyo Salinoso

Se encuentra en el suroeste del término municipal y sus límites constituyen por el sur, el propio río Blanco desde su entrada en el término, por el norte el cortijo de Ípora, por el este sigue el curso del propio río y por el oeste el límite sigue siendo el río hasta su confluencia con su tributario Salinoso.

Se pueden observar unas formas muy características, fruto de los procesos erosivos a los que se ve sometido. Dentro del espacio de la ribera se encuentra una vegetación típica de galería, en buen estado de conservación. Junto a él aparecen en menos proporción, una vegetación de ribera compuesta por álamos, chopos y zarzamoras.

Dentro del curso del río destaca, paisajista y científicamente, el lugar conocido como “La Planada del Río”, donde, a los procesos erosivos sobre la sedimentación fluvial, se une un meandro en periodo de formación.

Faunísticamente, el río cuenta con una excelente variedad, destacando las especies propias de ribera como puede ser la gallineta, el abejaruco, el ruiseñor, petirrojos, etc. El resto de la fauna, abundante por otra parte, está compuesta por especies como el gavilán, mochuelo, zorro, comadrejas, lirones, perdiz roja, junto a un gran número de reptiles y rapaces en peligro de extinción, que ocupan numerosos afloramientos calizos del lugar.

Sendero KML

Descargar